Historia

 

 logo-web

 Historia

Conciencia trabaja para alcanzar la formación para la ciudadanía desde una perspectiva integral, contemplando la participación comunitaria y la inclusión social.

 

Nuestra estrategia de intervención considera la educación como herramienta fundamental y la articulación de sectores público, privado, académico y de la sociedad civil.

 

Conciencia es una OSC, no partidaria, sin fines de lucro. Fue fundada en 1982 y tiene 29 sedes en todo el país.

 

Desde su fundación, la organización comprendió que la vía fundamental para la formación para la ciudadanía es la educación. El ámbito de la escuela es la natural instancia para el desarrollo de las facultades y herramientas necesarias para el ejercicio de la ciudadanía en un marco de derechos ciudadanos.

 

El principal objetivo de Conciencia es la formación para la ciudadanía desde una perspectiva integral. Apunta a colaborar con la educación e información de los ciudadanos para que participen, activa y eficazmente, en la vida política y comunitaria del país; generar condiciones económicas y sociales que permitan el ejercicio de los derechos; vivir la democracia como un esfuerzo de diálogo, responsabilidad y libertad; fomentar la relación entre el Estado, las empresas y las OSCs; y  revalorizar el voluntariado como herramienta clave para la vida comunitaria. Sus programas se hallan divididos en seis líneas de trabajo: Fortalecimiento de la Ciudadanía | Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil | Inserción Laboral | Becas Educativas | Justicia y Paz | Valores comunitarios

 

La organización desarrolla desde un primer momento programas, cursos y actividades con metodologías y técnicas educativas aplicables como medios y herramientas prácticas, para llevar a la acción el compromiso cívico del ciudadano, a través de la realización de tareas concretas centradas en la metodología participativa.

 

La educación es un factor fundamental para el desempeño de la ciudadanía. La escuela en la actualidad se ha transformado en un espacio no sólo para la comunidad educativa. Se proyecta día a día en las comunidades como espacio generador de oportunidades y de posibilidades de ejercicio de los derechos ciudadanos, de convocatoria, de debate y concientización de las problemáticas que afectan a la comunidad. La escuela sigue siendo un espacio de promoción y progreso social, empoderando a los alumnos, a sus familias y a los ciudadanos para dotarlos de nuevas habilidades y experiencias, que les permitan hacer efectivo el ejercicio de sus derechos.

 

La inclusión en materia de derechos económicos, sociales y políticos básicos para las presentes generaciones dependerá de la formación de líderes de la comunidad que contribuyan a la configuración de un proyecto de país donde la prioridad sea el logro del desarrollo económico y social equilibrado regionalmente. En síntesis, Conciencia considera la educación una herramienta determinante para lograr la igualdad de oportunidades.

 

Conciencia trabaja para que los participantes de sus programas además de alcanzar su pleno desarrollo personal y ejercicio de sus derechos, se involucren en las problemáticas de su comunidad y se conviertan en verdaderos agentes de cambio. En ese sentido, su modelo de gestión incorpora la realización de análisis de necesidades (diagnóstico) de las comunidades en las que se propone trabajar y desarrollar estrategias que respondan al objetivo de cambio que se desea alcanzar y el nivel y tipo de impacto proyectado. Los programas contemplan instancias de evaluación de progreso y de impacto, considerando no sólo mediciones de rendimiento (performance) sino de resultados medidos como cambios con respecto a la instancia de análisis de necesidades inicial.

 

El común denominador de los programas de Conciencia es la búsqueda permanente de articulación y legitimación de los programas y las actividades en la comunidad de modo de lograr su perdurabilidad, su replicabilidad en otras comunidades y la generación de habilidades y capacidades en los ciudadanos que los impulse y estimule a continuar de forma autónoma desarrollando iniciativas vinculadas a las problemáticas de diversa índole en sus comunidades, a partir del logro de la concientización, la sensibilización y el compromiso ciudadano. Asimismo, el análisis de las necesidades locales a fines de –en articulación con programas del ámbito público y el apoyo del sector privado- contribuir con la generación de condiciones económicas y productivas que aporten al desarrollo local.

 

Su modelo de incidencia comprende la incorporación del Estado a través de sus instituciones para el desarrollo de sus acciones. Los programas tienen reconocimiento de interés educativo nacional y se realizan en alianza con los ministerios específicos de las temáticas que ellos abordan. Conciencia también incorpora a autoridades educativas de los distritos en los que tiene actividades. Se sostiene en el convencimiento en que el único mecanismo posible para generar cambios sostenidos en el largo plazo y que puedan favorecer transformaciones sustantivas para las comunidades involucradas es a través de la intervención del Estado y las instituciones públicas.

 

Hoy asume el desafío de trabajar contribuyendo a la calidad de la democracia. No es suficiente conformarse con la posibilidad de votar y elegir libremente a nuestros representantes sino que es necesario trabajar para conseguir el pleno desarrollo y respeto de nuestros derechos.

 

Por Conciencia han pasado 3.100.000 participantes y 600.000 docentes. Hoy cuenta con 1.500 voluntarios. Todos los años 11.000 niños y jóvenes son parte de sus programas de fortalecimiento de la ciudadanía, 2.000 jóvenes participan de sus iniciativas de inserción laboral, 4.100 niños integran sus programas en erradicación del trabajo infantil y la institución acompaña 600 jóvenes para que puedan terminar el colegio secundario.

 

Sus programas son declarados de interés educativo por el Ministerio de Educación Nacional. Articula programas del área de Inclusión Social con la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil  y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF). En el plano subnacional articula actividades junto al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires , de la Ciudad de Buenos Aires, de la Provincia de Salta y del Municipio de Tigre.

 

Posee carácter consultivo especial ante la Organización de las Naciones Unidas a través del Consejo Económico y Social (ECOSOC – ONU), es OSC firmante del Pacto Global de las Naciones Unidas, miembro del Consejo Consultivo de Sociedad Civil Argentino del Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) y es una OSC registrada ante la Organización de los Estados Americanos. Articula con la oficina local de la OIT sus acciones en erradicación del trabajo infantil. Junto al Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) y la Secretaría General Iberoamericana (SeGIB) realiza acciones regionales en materia de juventud.

 

Es miembro fundador del Foro del Sector Social y de la Red Argentina para la Cooperación Internacional (RACI).  En el exterior, es miembro de la red Civitas de educación para la democracia (Center for Civic Education – USA) y es implementador de la metodología en Educación Económica del Council for Economic Education (USA).